LA LINDE, nº 1-2013.

Hay que conocer: 

 

EL DONCEL DE OLBA (TERUEL).

Irene Monllor López y Miguel Mezquida Fernández

 

 


UN DONCEL QUE HA PERMANECIDO EN EL OLVIDO

DURANTE LARGO TIEMPO

 

La intención de nuestro artículo no es sólo dar a conocer a los especialistas y al público en general el Doncel de Olba. Un doncel que al parecer ha permanecido en el olvido durante largo tiempo, aunque no para los vecinos de la localidad (que nos lo mostraron y se preocuparon por su protección). Queremos, además, señalar también la importancia de este elemento arqueológico como fuente histórica de excepción para la localidad de Olba y la comarca de Gúdar-Javalambre y seguramente para la provincia de Teruel y la Comunidad Autónoma de Aragón. Su importancia viene dada al hablarnos de los primeros pobladores cristianos instalados tras la conquista de la zona a los musulmanes o al menos de las primeras élites feudales dominantes. Pero al mismo tiempo, aprovechando esta oportunidad, queremos dejar constancia del estado de conservación en el que se encuentra y de la imperante necesidad de llevar a cabo acciones indirectas para propiciar la conservación futura de este elemento de indiscutible valor patrimonial.

 DSC 0554

 

Se trata de un caso de urgencia en el que convendría actuar inmediatamente ante la amenaza de los distintos agentes de deterioro. Estas primeras acciones de salvaguarda podrían completarse en un futuro con trabajos de intervención directa, que podrían incluso estudiar la opción de reubicar al "Doncel" en un lugar más idóneo.
En último lugar, pero no menos importante por ello, nos gustaría llamar la atención sobre la relevancia de esta lauda medieval como un atractivo más para la llegada de turistas a la zona desde este mismo momento, mientras trabajamos en su puesta en valor e integración dentro de diferentes rutas de visita al patrimonio cultural y natural de la villa y término de Olba.
El elemento patrimonial en cuestión, como decíamos, es una lauda sepulcral medieval, de estilo protogótico, probablemente enmarcada en una horquilla cronológica que situamos entre el inicio y la mitad del siglo XIII.

 

DSC 0542

 

Al parecer, el “Doncel” está descontextualizado al encontrarse formando parte de la base de un muro externo de la Iglesia parroquial de Santa Catalina de Olba, Teruel. Este muro se ubica paralelo al muro posterior del Multiservicio rural “El Mijares”, formando un estrecho callejón sin salida, de apenas un metro de ancho; a tan sólo unos metros del antiguo cementerio de la iglesia (hoy en su mayoría desaparecido), como hemos podido confirmar tras la identificación de restos óseos humanos en la tierra que rellena las jardineras del patio interior del Multiservicio, por el cual se accede al callejón.
El lugar exacto de procedencia es desconocido, aunque posiblemente, aquello que pudo ser la tapa de un sepulcro, seguramente estuvo ubicada en la zona funeraria a la que antes hacíamos referencia. Aunque cabe la posibilidad que fuese trasladada hasta su ubicación actual proveniente del próximo castillo de Olba . De cualquiera de las formas, sí que resulta evidente que fue reutilizada como elemento constructivo durante las obras del templo parroquial barroco entre los siglos XVII-XVIII.

 

LA CUBIERTA DEL FÉRETRO ES MONOLÍTICA,

DE BASE RECTANGULAR,

CON UNA FIGURA MASCULINA YACENTE EN ALTORRELIEVE

 

En cuanto a la descripción, la cubierta del féretro es monolítica, de base rectangular, con una figura masculina yacente en altorrelieve. Al encontrarse encajada en el muro, no podemos concretar su profundidad, además su disposición original está alterada. La figura, posiblemente, representa al difunto inhumado en el sepulcro (no hallado). Atendiendo a su atuendo, podemos determinar que se trata de un caballero perteneciente a la élite social de finales del siglo XII y principios del siglo XIII. El retrato escultórico del difunto se dispone en posición decúbito supino, apoyando su cabeza sobre un cojinete abultado, decorado en sus cuatro extremos por pompones (muy erosionados).

 

 

Croquis

 


Se distingue una línea en la parte derecha del rostro que podría indicar el perfil de la barba. Los brazos se flexionan tomando en sus manos una espada envainada dispuesta de modo paralelo a su pierna izquierda, sobre su cuerpo. La mano derecha queda a la altura del corazón y bajo ella se ubica la empuñadura; mientras que la mano izquierda está junto al filo envainado de la espada a la altura del correaje. Sobre su pierna derecha, paralelamente, se ubica una pequeña daga. Viste saya o gonela corta (por debajo las rodillas) hendida con correa (que cae entre el filo de la espada larga y la daga), con cenefa en el borde del bajo. Las piernas, posiblemente cubiertas por calzas, se disponen de modo paralelo ligeramente entreabiertas. Destaca la pérdida de ambos pies a la altura de los tobillos.
Atendiendo a las fechas de reconquista y repoblación de esta zona turolense (entre 1200 y 1250) y, teniendo en cuenta, las donaciones y ventas de territorios a caballeros feudales en la Villa de Olba , la cubierta decorativa del sepulcro de función funeraria-religiosa-conmemorativa puede ser contextualizada entre el principio y la mitad del siglo XIII. El lamentable estado de erosión superficial que presenta, dificulta una lectura pormenorizada de los detalles ornamentales en la representación; pero podemos apuntar que posiblemente se trate de una escultura funeraria protogótica. Aunque mantiene ciertas características arcaizantes como el hieratismo y la frontalidad, característica del período románico, se inserta en un marco cronológico de transición estilística al Gótico Primitivo.

 

LA DATACIÓN DEL DONCEL
SE SITUARÍA
A PRINCIPIOS O MEDIADOS DEL SIGLO XIII

 

 

Entre las patologías más visibles podemos observar la pérdida de fragmentos de material pétreo por erosión (micropérdida), desprendimiento (macropérdidas o lagunas) de partes significativas como los pies, microfisuras y grietas. Destacan dos causas de deterioro: el sistema de desagüe de la cubierta superior (perteneciente a la Iglesia parroquial) y la descontextualización de la obra en sí, ubicada en posición lateral y no en su posición originaria decúbito supino.  Con ello,  el material base del “Doncel”: la roca arenisca, tiende a ser más inestable y frágil. Además, podemos apreciar variación cromática por la presencia de colonias de organismos (biodeterioro) y daños de origen antrópico. Recientemente se han detectado (por parte de los propietarios del Multiservicio) prácticas relacionadas con la extracción de fragmentos pétreos del muro en el que se encaja la tapa del sepulcro, justo en la zona perimetral. Estos hechos pueden responder al interés por determinar la profundidad del bloque lítico, posiblemente con la intención de expoliar la lauda.


LAS PATOLOGÍAS MÁS EVIDENTES SON:
- MICROPÉRDIDA DE MATERIAL PÉTREO POR EROSIÓN.
- MACROPÉRDIDAS POR DESPRENDIMIENTO Y
- MICROFISURAS Y GRIETAS

 

DSC 0557

 


Después de todo lo expuesto en relación al estado de conservación del “Doncel”, creemos oportuno hacer una propuesta de conservación preventiva que consistiría en la cubrición e instalación de un nuevo sistema de desagüe en la cubierta de la Iglesia, únicamente en la zona de influencia sobre la escultura.
Se trata de un caso que precisa de una urgente intervención. Si no se desvía el sistema de desagüe y se protege la obra de la acción de los distintos agentes de deterioro (agentes presentes por la ubicación a la intemperie de la pieza), el volumen de la escultura acabará por desaparecer a causa de la erosión continuada. La pieza dejará de tener lectura y se perderá físicamente. Resultaría conveniente instalar una cubierta sobre la escultura como medida de conservación preventiva. Una plancha de algún polímero resistente, entre los salientes de ambos edificios, podría ser una solución económica y eficaz. Esta cubrición parcial del callejón puede favorecer la conservación del Doncel de Olba, aunque posteriormente, convendría plantear un plan de intervención directa sobre la escultura con fines restaurativos y quizás de un plan de reubicación para una conservación en mejores condiciones.


Bibliografía:

DOMENECH CARBO M. T. y YUSA MARCO D.; Aspectos físico-químicos de la pintura mural y su limpieza.  Universidad Politécnica de Valencia. Servicio de publicación, 2006, Valencia.
GARCÍA LLORET J. L y GARCÍA OMEDES A.; La escultura románica en Aragón. Representaciones de santos, artistas y mecenas, Editorial Milenio. 2008.
MAS I BARBERÁ X.; Conservación y restauración de materiales pétreos. Diagnóstico y tratamiento. Universidad Politécnica de Valencia. Servicio de publicación, 2010, Valencia.
QUALCINA. ARQUEOLOGÍA, CULTURA Y PATRIMONIO; Inventario del patrimonio medieval de la comarca Gúdar-Javalambre. Inventario inédito, Comarca de Gúdar-Javalambre, 2010.

Vuelta al Índice

Deja tus comentarios

0
Faltan claves reCAPTCHA
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios
Joomla 3.0 Templates - by Joomlage.com