LA LINDE, 4-2015.

 Hay que conocer:

 

EL PRIMER CONGRESO

 

 INTERNACIONAL DE ARQUEÓLOGOS

 

"GUERRACIVILISTAS" TOMA POR FIN

 

LA ACADEMIA

 

Miguel Mezquida Fernández

Arqueólogo Director del GRMHV (Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia).

 

image

Cierto es que a primera vista puede parecer que gracias a un golpe de mano hayamos introducido por fin la Arqueología de la Guerra Civil en nuestras universidades. Pero hay que mantener la guardia y seguir trabajando para que sectores tradicionales y conservadores de la arqueología, reacios a nuestra disciplina, no nos hagan perder la posición tomada. Al menos, ahora seguimos saboreando las mieles de la victoria, felices de haber conquistado la UPV (Universidad del País Vasco), durante la celebración del Primer Congreso Internacional de Arqueología de la Guerra Civil, que según los medios locales fue un gran éxito.



Imagen 1 Ponencia Alfredo

Conferencia de Alfredo Gonzalez-Ruibal en el “I Congreso Internacional de Arqueología de la Guerra Civil”. Fotografía cedida por Óscar Rodríguez Alonso, sociólogo, colaborador voluntario habitual como fotógrafo con la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica).


Imagen 2 Ponencia Paco

Conferencia de Francisco Etxeberreria. Fotografía: Óscar Rodríguez Alonso.

 

Esta reunión de expertos en la materia congregó a dos de las figuras más representativas de la emergente disciplina, como son Alfredo González-Ruibal1 y Francisco Etxeberria Gabilondo2 (cada uno en su especialidad), junto a miembros de sus respectivos equipos, además de un buen y nutrido elenco de otros grandes profesionales y grupos de investigación (Pablo Alonso González, Rachel Ceasar, Hugo Chautón Pérez, Jorge Morín, Francesc Xavier Hernández Cardona, Antxoka Martínez Velasco; ARMH, PREMEX, GRMHV, AMACADEC…).


Pero la participación en este, a mi parecer, importante evento no se limitó a profesionales; se convirtió en un foro abierto para asociaciones memorialistas, grupos recreacionistas y aficionados en la materia. Por ello, se plantearon discrepancias y problemas que surgen de la convivencia entre todos estos agentes sociales, que se mezclan como en una coctelera con los equipos multidisciplinares (arqueólogos, antropólogos forenses y sociales, conservadores-restauradores, historiadores, médicos forenses…), ya en sí complejos. Aunque a pesar de las tiranteces, la tónica general fue la de buscar puntos y nexos de unión entre los profesionales y la sociedad para converger tanto en la defensa del patrimonio de la Guerra Civil Española como en la recuperación de la Memoria Histórica. Sin embargo, esta disciplina indisciplinada (tal como apuntó Carlos Marín en su intervención), no puede llegar a consensos con instituciones o personas que niegan el holocausto o que aclaman a una dictadura genocida.


Volviendo a la defensa del Patrimonio y de la Memoria, resulta no siempre todo lo evidente que debiera que tanto el uno como el otro son bienes de todos, pero al mismo tiempo no son de nadie. Ningún partido político, ninguna asociación, ni tampoco ninguna profesión pueden monopolizar estos bienes comunes de la sociedad. En cambio, todos deben trabajar juntos por la conservación, difusión y transmisión de este legado a las generaciones futuras.


A lo largo de una intensa semana se leyeron numerosas ponencias, un total de 28, y se defendieron unos 18 posters; pero también se inauguraron exposiciones, visionaron documentales, presentaron libros y se visitaron la Gasteiz del contexto de la guerra además de diferentes enclaves del Cinturón Defensivo de Bilbao (también denominado Cinturón de Hierro por la propaganda franquista, tal y como se nos explicó en el congreso), como: las trincheras de Intxorta, diferentes espacios en Ugao-Miraballes y las trincheras de Pena Lemoa. Estas tres últimas visitas fueron guiadas, respectivamente, por las asociaciones Inxorta 1937 Kultur Elkartea, Burdin Hesia Ugao y Lemoatx 1937.



Imagen 3 Exposicin

Inauguración de la exposición “Que aflore lo enterrado” en el Pabellón Universitario. Fotografía: Óscar Rodríguez Alonso.


Se apuntaron, en todas las intervenciones, ideas que pese a lo particular de los casos, se pueden aplicar a nivel global en toda la disciplina y en todos los rincones estatales. Por ejemplo, vimos como la arqueología puede recuperar pequeñas, o no tan pequeñas, batallas olvidadas que no se han hecho mucho eco en las fuentes tradicionales que trabajan el periodo de la Guerra Civil española. Así sucede con las investigaciones sobre los frentes de Guadalajara en Abánades (González-Ruibal, 2010) o de Levante en localidades como Olba, Sierra de El Toro, Viver-Jérica o Sierra de Espadán (Fuentes y Mallenc, 2013). Pero también, la arqueología puede contar pequeñas historias olvidadas, silenciadas o marginadas3 de pequeños actores de esta Historia de la Guerra Civil, donde cada represaliado, o mejor dicho asesinado, tiene algo que contar, aunque sea a través de sus huesos.


Tampoco se dejó de prestar atención a la “Arqueología de la Posguerra”, ya que en esta disciplina también cobran mucha importancia las construcciones y la materialidad relacionada con el terror, la disciplina, la tortura y la vergüenza (fosas comunes, campos de concentración4, prisiones, casas cuartel, poblaciones reconstruidas, pueblos coloniales, el Valle de los Caídos…).



Imagen 4 Pster Olatz

Defensa del póster de Olatz Retegui “Beloaga-Arkale. Discurso pedagógico para la conciencia civil de los hallazgos históricos de la comunidad de Oiartzun”. Fotografía: Óscar Rodríguez Alonso.

 

Imagen 5 Pster Jess

Defensa del póster de Jesús Martín, “La Fosa Pérdida. Represión franquista en Estepona, 1937-1938”. Fotografía: Óscar Rodríguez Alonso.

 

Algunos conferenciantes coincidieron en la falta de un museo general o nacional de la Guerra Civil y de la Dictadura… ayudando esto, quizás, a la divulgación o sociabilización del conocimiento. Otros, comentaron la necesidad de la creación de un centro nacional de interpretación de la Memoria Histórica, para combatir la desmemoria. Pero todos coincidimos en la visión pública que tiene y debe seguir teniendo esta arqueología para hacer llegar la verdad a la mayor parte de la sociedad.



Imagen 6 Visita Gasteiz

Visita guiada a “La ciudad de Vitoria-Gasteiz en la Guerra Civil”.

Fotografía: Álvaro Minguito (DISO PRESS, http://disopress.com/media.details.php?mediaID=NzAzNjExMzFlNmYyOTc3)

 

Imagen 7 Visita Espacios Euskadi

Visita guiada a los “Escenarios de Guerra Civil en Euskadi”.

Fotografía: Álvaro Minguito (DISO PRESS, http://disopress.com/media.details.php?mediaID=OTIzNjExMzFlNmYyOTc3).


También quedó patente, y quiso hacerse público aprovechando la plataforma de este congreso, a través de la mayoría de las ponencias, la falta de medios para llevar adelante cualquier tipo de intervención arqueológica en este periodo, ya esté relacionada con un proyecto de puesta en valor patrimonial o con un proyecto de recuperación de la memoria. Pero resulta muy curioso, como la falta de medios de los proyectos está íntimamente relacionada con una indigencia bastante agravada entre el sector de arqueólogos involucrados en esta disciplina, y que nos aboca a la mendicidad para el desarrollo de nuestras investigaciones y/o excavaciones (Martínez Vallejo, 2014). Esta situación nos convierte (en palabras de Juan Montero), a arqueólogos, antropólogos, conservadores-restauradores, historiadores o médicos forenses en “donantes de tiempo”, en la mayoría de ocasiones.


Por último pero no menos importante, sino todo lo contrario, no hay que olvidar que esta arqueología tiene una importante implicación y responsabilidad con los Derechos Humanos, así lo repite una y otra vez en cada una de sus intervenciones Francisco Etxeberria. Y es que ante la verdad que se merecen las víctimas, los científicos no podemos mantenernos neutrales, pese a que en nuestro país las víctimas de la guerra y del franquismo aún no han sido realmente amparadas por ningún marco judicial.


Finalmente, no sabemos si este asalto a la Academia será el que definitivamente introduzca la Arqueología de la Guerra Civil en las universidades del conjunto del Estado Español. El 2008 fue un punto de partida con la publicación de la revista Complutum 19 (González-Ruibal et al., 2008). Pero quizás este primer congreso y sus probables “secuelas”, sean ya un punto de inflexión para decantar la balanza por la integración de la disciplina en ámbitos universitarios. El nivel y la calidad de los estudios; los primeros trabajos de grado, máster o posgrado; la gran cantidad de excavaciones en el ámbito de la arqueología de gestión o de las excavaciones programadas (CSIC, Cursos Formativos de universidades, empresas o asociaciones,…); vienen demandando esta inclusión. Personalmente quiero pensar que hemos llegado para quedarnos, pero si no fuese así, a modo de conjura, los allí reunidos volveremos a ponernos los cascos (tal cual hizo Xurxo Ayán al inaugurar el Congreso ), y a tomar las trincheras en una nueva ofensiva que nos lleve por fin a la deseada victoria final. Hasta entonces, no creo que ninguno de nosotros abandone su mono de miliciano, ni baje la guardia, creo que nos encontraran en nuestros puestos, combativos y alerta.


“Si el fascismo no perdona,
la Arqueología no olvida”.

(Alfredo González-Ruibal).

 

Notas

1. Científico titular del CSIC en el INCIPIT de Santiago de Compostela, desde donde dirige un equipo pionero de Arqueología de la Guerra Civil que ha intervenido por buena parte de los escenarios más relevantes del último conflicto español.

2.  Doctor en Medicina Legal y Forense, especialista en Antropología, que imparte clases como profesor titular en la Universidad del País Vasco desde 1985-1986; además de presidir actualmente la Sociedad de Ciencias Aranzadi desde donde ha desarrollado una gran labor a nivel estatal de excavación y exhumación de fosas comunes.

3. Así pudimos verlo a través de la conferencia de Laura Muñoz Encinar “Materialidad y Represión: Las fosas comunes de la Guerra Civil en Extremadura”.

4. Donde cobran una gran importancia los estudios de Pedro Fermín Maguire acerca de los campos de concentración gallegos, y de otros centros de privación de libertad como los penales en el ferrocarril Madrid-Burgos (Bustarviejo).


Bibliografía

Fuertes Palasí, J. F.; Mallench Sanz, C., 2013: “La Batalla Olvidada”. Divalentis. Valencia.

González-Ruibal, A. et al., 2008: “Arqueología de la Guerra Civil Española”. Complutum Vol. 19, N. 2. Universidad Complutense de Madrid. Madrid.

González-Ruibal, A., 2010: “Arqueología de la Guerra Civil Española en el Frente de Guadalajara”. Laboratorio de Patrimonio, CSIC. Santiago de Compostela.

Martínez Vallejo, A., 2014: “La mendicidad en las exhumaciones de la Guerra Civil”. La Linde N. 3, pp. 157-167. Valencia.

 

Noticias y enlaces web

http://www.gasteizhoy.com/congreso-vitoria-arqueologia-guerra-civil/

http://www.deia.com/2014/12/14/bizkaia/llodio-nervion/el-cinturon-de-hierro-recobra-vida-en-ugao

http://www.deia.com/2014/12/18/opinion/tribuna-abierta/historia-y-memoria-para-un-futuro-democratico

http://www.batallaebre.org/

http://www.intxorta.org/

http://lemoatx1937.blogspot.com.es/

 

“Lo que entierran no son huesos, son las semillas que van creciendo”.

(Barricada, “Los Maestros” en La Tierra está sorda).

 
 

Deja tus comentarios

0
Faltan claves reCAPTCHA
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios
Joomla 3.0 Templates - by Joomlage.com