LA LINDE, 3-2014.

 Cómo está la profesión...!

 

 

LA PROFESIÓN DE ARQUEÓLOGO

EN ITALIA.

"lágrimas y sangre".

 

El trabajo y su futuro visto por un joven arqueólogo perugino.

                                                       

Entrevista a Agostino Nobilini. Arqueólogo

Entrevista realizada por Paloma Berrocal Ruiz en mayo de 2014

 

  

foto quesa 2

 

Todos asociamos Italia con un país eminentemente arqueológico. Se lleva la palma de tierra arqueológica junto a otras zonas repletas de restos antiguos como Grecia, Egipto o el Próximo Oriente.


Desde nuestro pequeño rincón, casi apartado del mundo, hemos querido echarle una ojeada a la visión que los jóvenes arqueólogos, licenciados recientemente en ese país, tienen de su formación y de sus expectativas de futuro.


Para este propósito, hemos contactado con Agostino Nobilini, de 28 años, que ha estudiado Arqueología en la Universidad de Perugia, se ha especializado en Arqueología Clásica y ha hecho prácticas de Erasmus en Francia y participado en excavaciones en Grecia.


Apenas salido del cascarón, en estos momentos, se encuentra en España trabajando en el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales adscrito a la Conselleria de Cultura de la Comunidad Valenciana.


Él ha accedido a reflexionar con nosotros sobre el presente de la profesión en su país. Nos aporta una visión fresca y desinhibida fruto de su juventud.


Nos hemos sentado con él frente a un café y esto es lo que nos ha contado...

 


- Agostino, sabemos que en estos momentos resides en Valencia desde hace unos meses ¿qué es lo que te ha traído aquí?

Me trajo a Valencia una beca eurodisea. Gracias a ella me encuentro en el Instituto de Restauración. Llevo aquí 6 meses y, la verdad, es que he podido hacer un poco de todo, ampliando mis experiencias de campo en arqueología.


Hasta ahora he podido practicar tanto en trabajo de campo, en yacimientos de Andilla y Quesa, como en el estudio de materiales e inventario, dibujo cerámico y de otros materiales y he realizado, además, una aproximación al reconocimiento de la fauna, limpieza y tratamiento previo a su restauración, no sólo de animales prehistóricos, sino también de restos de dinosaurios...

Es una experiencia genial y muy enriquecedora.

 

 

- Todos tenemos en mente una Italia arqueológica por excelencia. Tendemos a pensar que allí deben existir grandes oportunidades para el desarrollo de los profesionales y un sinfín de posibilidades de trabajo centrado en el patrimonio cultural. Si esto es así ¿por qué has decidido irte a otro país?

Tras estudiar muchos años en Italia, con un paréntesis en Francia, he decidido irme de mi país, porque aunque potencialmente Italia tiene mucho patrimonio, no ofrece nada, ninguna salida, y obliga a toda una generación a tentar la suerte fuera.


Desde que empecé mi carrera, tenía siempre en mente las palabras que uno de nuestros profesores solía decir a todas las nuevas matrículas: "chicos, en nuestro mundo preparaos para sufrir lágrimas y sangre!".


¡Cómo son de ciertas estas palabras y cuántas veces me he preguntado si hice bien al elegir este camino!

 

No es fácil dejar tu propia casa, tu familia, tu mundo. Pero, a veces te ves obligado... Porque quedarse en un país donde no estás valorado, que te quita el futuro, que corta las alas...


Por qué quedarte en un país donde a lo máximo que puedes aspirar es a que te ofrezcan un trabajo de 5 meses por 300 o 400 euros, donde no cotizas, y que tampoco se considera como un trabajo de verdad... Mi país es como un barco que, por culpa de marineros incompetentes, se va al fondo del mar!


Italia! Maravilloso país!, rico, pero lleno de contradicciones!. Con un gran patrimonio, pero mal gestionado!


Tiene, además, mentes brillantes, pero tienen que irse, porque lo que les espera es un futuro decepcionante.


Uno de los países del Primer Mundo, pero con una situación de malestar social y de corrupción propia del Tercer Mundo! Es un país con una economía muerta. Llevamos años de malos gobiernos.

 

 

pompeyaDerrumbe en Pompeya. ABC.es (30/11/2010)

 

En otros lugares, con mucho menos patrimonio histórico y cultural, se obtienen altos beneficios con una buena gestión. Sin embargo, en Italia, los ingresos generados apenas logran cubrir los gastos que genera su mantenimiento. Y por qué? Porque no hay dinero, dicen! Sí que hay! pero se prefiere destinarlo a gastos inútiles!


No es un discurso político lo que estoy haciendo! Estoy razonando con el "estómago". Si no hay posibilidad de trabajar, no de lo tuyo, sino de cualquier cosa, para qué quedarse? Si no puedes tener un futuro, por qué no irte en busca de un lugar con más posibilidades?

 


- Hemos contactado contigo para que nos hables un poco de la arqueología en tu país desde el punto de vista de su formación ¿cómo está planteada la carrera en Italia?, ¿hay diferencias respecto a los cursos que se imparten en España? ¿hay similitudes?

A nivel académico, el recorrido de la carrera está bastante bien estructurada.


Aquí en España para ser arqueólogo tienes que estudiar la carrera de Historia y Geografía, pero en Italia se empieza directamente con una carrera que lleva, por lo menos, el nombre de Arqueología o, más genéricamente, de Bienes culturales. Aunque, no todas las universidades titulan del mismo modo esta carrera.


En la que yo me gradué, la Universidad de Perugia, el nombre de la titulación es el de Ciencias de los Bienes Arqueológicos, para el primer nivel de estudios, y el de "Magistrale" en Arqueología Clásica para el segundo, que se correspondería con vuestro Máster.


En otras Universidades la titulación puede llamarse simplemente Arqueología, o Arqueología e Historia. De forma excepcional, puede darse el caso de partir desde las Letras Clásicas y especializarte en Arqueología.


Independientemente del nombre de la titulación, existe la obligatoriedad de conseguir un número mínimo de créditos en varios ámbitos disciplinares que se resuelven con un examen de aspectos históricos, artísticos, jurídicos y propiamente arqueológicos. La importancia del conocimiento de idiomas extranjeros no tiene la misma consideración en todas las universidades.


No obstante, todas piden griego y latín lo que, según mi opinión, nos hace más conservadores y menos competitivos que los estudiantes de otros países.


Otro aspecto muy importante son las prácticas de los trabajos de campo que, aquí en España, no son obligatorias durante la carrera, pero en Italia sí. Los estudiantes están obligados a hacer un número concreto de horas de prácticas para poder conseguir el título.


Los niveles de estudios universitarios son dos, según la reforma de la Universidad del 2004 que activó un nuevo ordenamiento, frente al anterior en el que los estudios tenían una duración de cuatro años en un ciclo único.


En el nuevo hay dos ciclos: uno de 3 años, que se aproxima a lo que en España sería la licenciatura y que en Italia se llama "Laurea Triennale", en el que se alcanzan los 180 créditos, y otro de 2 años, que se llama "Laurea Specialistica o Magistrale", que en España vendría a ser el Máster, en el cual se alcanzan los 120 créditos. Este sistema es el que aquí se conoce como Plan Bologna.


Muchos profesores y catedráticos no están de acuerdo con esta reforma porque opinan que tiene menos calidad ya que, en términos de cantidad, se estudia menos.


Pero, en realidad, puede interpretarse como una ventaja en relación a otros estudiantes europeos, ya que, en cinco años, obtenemos el reconocimiento de un máster que en otras partes de Europa se obtiene después de la carrera y es muy costoso y a veces de difícil acceso. Por ejemplo, aquí en España, un máster te puede costar hasta 3000 euros, mientras que en Italia mantiene el mismo precio de la Matricula de la licenciatura e, incluso, puedes optar a una beca.


Por último, existe un tercer grado de estudio, que va dirigido a los que quieren ser docentes y por el que obtienes el título de doctor.

 


- Tras acabar la carrera ¿cuál es el procedimiento más común para hallar trabajo en Italia? ¿qué pasos hay que seguir para obtener el primer empleo?

Mientras que aquí, una vez acabada la carrera, puedes ejercitar la profesión de arqueólogo, con posibilidad de hacerte autónomo u ofrecer tus servicios a una empresa de arqueología, un museo, un centro de investigación... en Italia no.


No sólo es inútil la licenciatura, sino que tampoco te sirve el máster. Es más, hubo un tiempo, incluso, en el que para "acceder a la profesión" se tenía que hacer el doctorado. Esto, en realidad, suponía un obstáculo muy grande para el ejercicio de la profesión y, al no pasar en otras partes de Europa, te colocaba en una situación de desventaja. Aún más, cuando la posibilidad de hacer un doctorado no es completamente libre. En Italia no! En Italia es por concurso!


Por cada universidad, pueden llegar a optar, en el peor de los casos, cientos de personas, siendo al final los que consiguen el acceso al doctorado un número ridículamente bajo. Este tipo de concurso es, además, bastante aleatorio, te puede tocar cualquier tema, dándose casos de un Concurso de doctorado para Arqueología Romana, en el que, en ocasiones, sólo tienes unos pocos meses para preparar, ya que se da por entendido que conoces toda la bibliografía al respecto.


Este sistema genera que haya fraudes en la concesión de los doctorados, puesto que, en ocasiones, ya están concedidos de antemano. Esto es "muy italiano", y tiene como consecuencia el hecho de que hacer un doctorado en Italia es casi imposible para la mayoría de la gente.


Últimamente, y al margen de esto, han propuesto otra condición para trabajar como arqueólogo. Consiste en que tienes que realizar unos estudios con una duración de tres años en una escuela de especialización, caso único en Europa!!!. Estas escuelas son caras y apenas ofrecen becas de ningún tipo.


En realidad, esto no es más que un aparcamiento de estudiantes, a los que se les retrasa el momento de acceder a su primer empleo, además de no ofrecer garantías de que, cuando acabes, puedas encontrar un trabajo.

 

- ¿Cómo se desarrolla la profesión? ¿Existe una mayoría de empresas o es preferible optar por el autónomo liberal?

La profesión de arqueólogo, como entidad autónoma, no está reconocida en la ley laboral Italiana. Es un caso llamativo el que ni siquiera tengamos Colegio Profesional.


Como ya he explicado, acceder al primer empleo es muy difícil. Entre otras cosas porque faltan algunas figuras generadoras de trabajo que en España sí que existen como la del arqueólogo municipal.


Tampoco se ha desarrollado demasiado la faceta del arqueólogo freeland. Hay pocas posibilidades de ser contratado como autónomo. Entre otros, los problemas del freeland, como en cualquier otro país, es que no sólo tienes que pagar el IVA, sino también la tributación estatal, la cotización, tanto si trabajas como si no y, dada la escasa posibilidad de empleo, se hace muy difícil mantenerse de esta manera.

 

- Pues entonces, ¿quién excava en Italia?

En Italia el "Arqueólogo" es el catedrático, o sea un profesor que tiene excavaciones incluidas en Proyectos Universitarios. Los que lo ayudan son los asistentes, aunque la mayoría se dedican casi a nivel de voluntariado mientras son estudiantes o recién licenciados. O cobran muy poco o..., directamente, no cobran nada. Su figura no está reconocida. La Universidad se encarga de la mayor parte de los proyectos.


Otra figura de mucho peso es la del arqueólogo que trabaja para la Soprintendeza u organismo encargado de velar por el patrimonio italiano, entre el que se encuentra el arqueológico. Existen 17 organismos de esta clase organizados por regiones con sede en la capital de región. La Soprintendenza es un órgano estatal, dependiente directamente del Ministerio de los Bienes Culturales.


Este es un mundo muy cerrado, que se renueva sólo cuando uno de los superintendentes se jubila. En cada una de las superintendencias hay un director y algunos arqueológos que se ocupan de organizar y supervisar la Arqueología de una Región entera o de varias si son pequeñas.


Para el resto de los arqueólogos, la única alternativa es reunirse en cooperativas. Para convertirte en cooperativa debes hacer, en primer lugar, un acto notarial que le cuesta a cada miembro alrededor de 5000 Euros.


Estas cooperativas hacen la mayoría de las intervenciones de urgencia y las adjudicadas en obra pública.


El trámite, entre la empresa cooperativa y la empresa constructora, lo lleva a cabo, en muchas ocasiones, la Soprintendencia. En solitario, suelen encargarse de proyectos menores. Cuando se trata de un proyecto grande, de envergadura, normalmente se lleva a cabo con la Universidad o con la Soprintendencia. Esta situación se debe al hecho de que la financiación es estatal, concedida a organismos estatales, de manera que la ganancia vuelve al Estado.

 


- ¿Cómo ha afectado la crisis al panorama de los trabajadores del sector de la arqueología?

Al igual que en España y que en otros países, la crisis se refleja en el trabajo de los arqueólogos italianos. De hecho, muchos proyectos se han visto reducidos.


Los que mejor resisten son los de la Universidad, ya que, al tener su sueldo el profesor y cobrar tan poco o nada los asistentes, y al usar como peones a los estudiantes (que no cobran nada, claro!, teniendo, a veces que pagarse ellos mismos, incluso, la comida y el desplazamiento) se convierten en proyectos más sostenibles.

 

roma-300x200

Protesta de arqueólogos. http://cordoba.cnt.es/arqueo/2010/01/

 


A empresas y cooperativas la crisis les afecta más. La arqueología preventiva va de la mano del desarrollo urbano, que como todos sabemos es uno de los primeros motores de la economía que se paraliza en tiempos de crisis. Por lo que la situación de empresas y cooperativas no es buena, no tienen una continuidad.


Empiezan a abundar los trabajos basura o mal pagados. Te doy un ejemplo: no hace demasiado, salió un proyecto a concurso (en Italia cuando algo así sale a concurso, huélete algún engaño, porque ya se sabe quien lo ganará!), para 25 arqueólogos que debían inventariar parte del patrimonio nacional. La duración del empleo era de cuatro años con un sueldo de 415 euros más impuestos. Se desarrollaba en Roma, donde el precio mínimo de cualquier alquiler es más o menos de 500 euros. Quién puede hacer frente a estas condiciones? Tal vez, los hijos de personas ricas.

 


- ¿Tienes conocimiento de que, en Italia como en otros países con tradición arqueológica, se debata o practique algún tipo de arqueología más cercana a la población como la Arqueología Pública o Social?

Hay algunos proyectos de Arqueología Pública o, más bien, social que están siendo llevados por organismos públicos como museos o la propia Soprintendencia. Pero, a parte de algunos tan conocidos como el proyecto de Francovich en el Parque Arqueominerario de La Val di Cornia en Toscana, no es un tema desarrollado, ni prioritario en Italia.

 

Val di cornia

Página de facebook. Parchi Val di Cornia https://www.facebook.com/parchivaldicornia.

 


Es más habitual que en algunos museos o en el mismo yacimiento se organicen jornadas temáticas que se hacen de forma abierta para la población en general. Están encaminadas a sensibilizar a la sociedad tanto en el valor del patrimonio que se exhibe como en el valor del trabajo de los operadores que investigan, preservan y ponen en valor ese mismo patrimonio.


La gente, de por sí, está muy sensibilizada con el patrimonio cultural, porque lo siente como parte de su memoria histórica, como un elemento de su identidad. Al fin y al cabo, son conscientes de que no hay identidad sin memoria.


En cualquier exposición se produce una afluencia masiva de visitantes, no todos, claro, tienen formación histórico-arqueológica, pero, sin embargo van a verla con mucho interés.


Lo mismo pasa en los pueblos que tienen excavaciones por parte de las Universidades. La gente del pueblo se acerca, a menudo, a la excavación y mira e interactúa con los que excavan. El problema, según yo he observado, se da a veces por parte de quien lleva a cabo los proyectos, ya que, en ocasiones, se tiende por parte del arqueólogo a comunicar poco y de manera insuficiente.


A veces, no se es acogedor o se usa un lenguaje muy técnico y hermético, sin darse cuenta de que, así, alejan a las personas que muestran interés por nuestro trabajo. Cosa que..., para sobrevivir, nos hace falta.


No te asombres, no!!! Como ya te he dicho antes, Italia es un país que, a pesar de poseer buena parte del patrimonio cultural mundial, ha dejado degradarse, por ejemplo, el Coliseo (del que ahora se ocupa en rehabilitar y mantener capital privado), que se ha dejado perder un barrio entero de Pompeya, sin estudiarlo ni protegerlo, para permitir que se construyera encima un centro comercial o que ha permitido que casi se borre la enseñanza en las escuelas de la Historia del Arte.

 

- Por último y para terminar esta visión italiana global ¿cuál es tu percepción sobre la valoración de los trabajadores culturales, en general?


Las figuras profesionales que han de investigar y preservar el patrimonio no son valoradas como se merecen. Me refiero a los restauradores, a los guías turísticos, a los que trabajan en los museos, a los arqueólogos... A ellos, muchas veces, no se les reconoce mérito alguno y, en general, suelen cobrar poco.


Hay muchos profesionales con excelente preparación que no tienen la posibilidad de trabajar. En un país como Italia, donde es tan alta la necesidad de todos estos profesionales, donde sólo con el turismo se podría obtener tanta riqueza del patrimonio histórico, artístico y arqueológico... Un país como l'Italia!

 

 

 

Agradecemos a Agostino su amabilidad al compartir con nosotros sus opiniones sobre la situación de la Arqueología para los jóvenes estudiantes y recién licenciados. No obstantes, somos conscientes de que tal vez la realidad, siempre relativa, permita, tal y como ocurre aquí en España, que haya circunstancias diferentes según las zonas del país. Abrimos, por eso, la puerta a la participación de otros arqueólogos que puedan aportar otras visiones o matizaciones a lo que aquí exponemos para que sirva de debate y reflexión.

 

 


Algunas noticias sobre este tema:

 

- Alonso González, P. y Aparicio Martínez, P., 2011: "Por una Arqueología menor: de la producción de discursos a la producción de subjetividad". Revista Arkeogazte. Nº1, pp. 21-36. Dialnet

- Museo italiano quema sus obras para protestar por recortes de presupuesto. La Vanguardia.com/Cultura. 13-mayo-2014

- Protestas de los trabajadores del Coliseohttp://www.latercera.com/noticia/tendencias/2013/06/

- Ruiz de Arbulo, Joaquín, 1998: "El patrimonio arqueológico y la enseñanza universitaria". En Iglesias, J.M. (ed.), VIII Cursos sobre el Patrimonio Histórico (Reinosa 1997), Univ. de Cantabria,   Santander, 85-98. http://wwwa.urv.net/centres/Instituts/iua/Article4.htm

 - Situación de la Arqueología Preventiva en Italia. http://cordoba.cnt.es/arqueo/2010/01/

 

 

Vuelta al Índice

 

 

Deja tus comentarios

0
Faltan claves reCAPTCHA
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios
Joomla 3.0 Templates - by Joomlage.com